André Dunoyer de Segonzac

Boussy-Saint-Antoine, 1884

André Dunoyer de Segonzac

André Dunoyer de Segonzac (7 julio 1884 – 17 septiembre 1974) fue un pintor y artista gráfico francés.

Nació en Boussy-Saint-Antoine y pasó su infancia allí y en París. Sus padres querían que se inscribiese en la academia militar de Saint-Cyr, pero, reconociendo su gran interés en el dibujo, accedieron a su inscripción en la Academia Libre de Luc-Olivier Merson. El estilo de instrucción académico de Merson no se adecuaba a Segonzac, sin embargo, y, tras un período de servicio militar, estudió en la Académie de la Palette, y entre su profesorado se encontraba Jacques-Émile Blanche. Pronto abandonó la Academia en favor de una postura independiente, libre de cualquier maestro, más tarde citaría  1906 como fecha de inicio de su carrera artística.

Su primera participación en el Salón de Otoñofue en 1908, al año siguiente expuso en el Salon des Indépendants , y en los años siguientes expuso con regularidad en ambos. A principios de la década de 1910 se convirtió en miembro de la sección de oro. Fue uno de los modernistas incluidos en el Armory Show que se abrió en Nueva York en 1913.

En 1914, año de su primera exposición individual (en la Galerie Levesque en París), fue reclutado para el servicio militar en la 1ª Guerra Mundial. Entró en combate en la región de Nancy y de Bois-le-Prêtre, antes de ser transferido a la sección de camuflaje. Entre 1914-1918, publicó y expuso una serie de dibujos de guerra. Se inspiró en sus experiencias militares y aprendió grabado en 1919 con el fin de ilustrar Las cruces de madera de Roland Dorgelès (publicado en 1921). Segonzac encontró en el grabado un medio afín a su estilo de dibujo espontáneo, y al final de su vida había producido cerca de 1600 planchas.

En 1947, publicó la serie de grabados que ilustran las Geórgicas de Virgilio. En la crítica de Anne Distel, conservadora jefe del Musée d’Orsay  se puede leer:  “La perfección técnica y la nobleza del tono, que llevó el sello de la original, pero estaba imbuido completamente por un lirismo sin fisuras, hacen de este trabajo de Segonzac su obra maestra. Debe ser incluido en una lista de los libros más bellamente ilustrado del siglo XX.”

La calidad de sus grabados, sutiles como gasas, contrasteacon las superficies pintadas de color espeso y sombrío en general, de sus pinturas al óleo , que refleja su admiración por Courbet y Cézanne. Sus temas incluyen paisajes , naturalezas muertas y desnudos . Fue prolífico hasta el final de su vida como pintor al óleo y acuarela , y como grabador.

Aquí podéis consultar las obras del artista que forman parte de la colección.