Joan Barbarà

Barcelona, 1927

Joan Barbarà

Joan Barbarà i Gómez o Barberá nació en Barcelona en 1927 y murió en esa ciudad el 7 de diciembre de 2013. Fue un pintor, grabador y litógrafo, uno de los más destacados representantes del grabado contemporáneo catalán y español.

Discípulo de Édouard Chimot, empezó a exponer en 1944 y practicó todo tipo de grabado en el taller de Francesc Mèlich. Su primera exposición individual, de pintura y grabado, tuvo lugar en las Galerías Layetanas de Barcelona en 1957. Ese mismo año se trasladó a París becado por el Círculo Maillol del Instituto Francés y frecuentó la academia de La Grande Chaumière. Trabajó con el grabador catalán Lluís Bracons – con quien fundó el Atelier de Recherches Plàstiques et Techniques Calcographiques- y en los talleres Leblanc y Lacourière-Frélaut, así como con el litógrafo Fernand Mourlot. En París tuvo la oportunidad de estampar grabados de Matisse, Pablo Picasso y Joan Miró, , entre otros. A Miró le conoció en París en 1951 y le unió una amistad que surgió del propio trabajo y de la colaboración con él; de Picasso destacó su desafío a la técnica, «siempre intentaba forzarla y burlarla» y también trabajó mucho con Antoni Tàpies, a quien definió como «la eclosión densa de un sentido, un código aún por descifrar».

De nuevo en Barcelona en 1966 se integró en el taller de Gustavo Gili hasta 1975, estampando obras también de notables artistas, para continuar después la tarea en su propio taller. La obra de Barbarà ha sido siempre la de un artista muy personal que puso sus grandes conocimientos técnicos al servicio de una intensa creatividad. Empezó en un estilo clásico, como los aguafuertes que ilustran el libro El Collsacabra de Joan Triadú (c. 1952-1953), pero fue evolucionando hacia un estilo propio donde la huella de las vanguardias fue evidente, pero siempre sobre la base del conocedor profundo del oficio y con una gran independencia estética. De sus realizaciones cabe destacar los aguafuertes para la traducción al catalán que Carles Riba hizo de La cançó d’amor i de mort del corneta Christoph Rilke de Rainer Maria Rilke (1965), la recopilación La masía (1986), Empúries, inici d’un retorn con textos seleccionados por Alexis Eudald Solà (1992) o De París a Olot, editado por la Fundación Xavier Nogués (2005).

Además, realizó muchos grabados independientes y su obra como pintor goza también de gran calidad, aunque siempre quedó en un segundo plano tras el éxito de su trabajo como grabador. Fue miembro numerario de la Real Academia Catalana de Bellas Artes de Sant Jordi, en la que pasó a ser supernumerario en 2011. También fue miembro del patronato de la Fundación Pilar y Joan Miró, institución con la que colaboró ​​realizando talleres de grabado en Son Boter y a la que donó un centenar de pruebas de grabado, maquetas y planchas, fruto de su colaboración con Joan Miró entre 1976 y 1982.

Aquí podéis consultar las obras del artista que forman parte de la colección.