Joao Grijó

París, 1949

Joao Manuel Grijó dos Santos, conocido en el mundo artístico como Joao Grijó, nació en París 20 de junio de 1949 y falleció en Sao Paulo el 11 de abril de 2003. Fue un pintor y grabador portugués.

Aunque nacido en Francia y de nacionalidad portuguesa, Grijó fijó su residencia en Brasil a partir de 1978. Antes, en 1973, se formó en Arte y Diseño en la Chelsea School of Art de Londres. Fue profesor en el taller de escultura de l’École Nationale des Beaux-Arts de Bourges, de la Escuela de Artes Visuales de Parque Laje de Rio de Janeiro, de Plástica del Departamento de Artes de la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro; y del Centro de Arquitectura y Artes de La Universidad de Santa Úrsula, también en Río de Janeiro.

En el transcurso de su carrera, Grijó se interrogó constantemente sobre el acto de pintar. La investigación de la pincelada como elemento definidor y decisivo forma parte de toda su producción. El artista declara que el objeto de su búsqueda es la liberación del gesto de pintar de su función clásica, es decir, la definición y la nitidez en la representación del mundo visible o del invisible.

A partir de esa liberación, promovida sobre todo en el siglo XIX, con el impresionismo, surgen múltiples utilizaciones de la pincelada como elemento de construcción y de expresión en sí mismo. En ese sentido, en el momento de elaboración del cuadro, otras acciones como raspar y lijar, se mezclan con las pinceladas.

Conjuntamente con esta reflexión sobre la construcción de la superficie pictórica, observamos en los trabajos de este artista el empleo de un cromatismo vigoroso, con tonos saturados y contrastes que, en ocasiones, llegan a la estridencia. En opinión del crítico Marcio Doctors, Grijó opta por una exuberancia formal, como en la serie de pinturas en tinta acrílica sobre tela, realizada en la década de los 80. Adoptando como punto de partida para su trabajo el mundo pleno y saturado de imágenes, el artista busca una intensificación de la saturación, para hacerla evidente y fijarla en la memoria del observador.

Estas reflexiones sobre su obra pictórica son también válidas para su obra gráfica.

Aquí podéis consultar las obras del artista que forman parte de la colección.