Rosa Siré

Lleida, 1944

Rosa Siré

Rosa Siré i Cabré nació en Lleida en 1944 y falleció en la misma Ciudad en 2014. Fue una pintora y grabadora catalana.

Rosa Siré  irrumpió en el mundo del arte casi de manera repentina. Después de las experiencias vividas en el París del 68 y del bagaje artístico alcanzado en las clases de la Escuela del Círculo de Bellas Artes de Lleida, su primera exposición individual la realizó en una de las instituciones emblemáticas de la vanguardia española de aquellos años, el Museo de Arte Abstracto de Cuenca. Con esta inmejorable carta de presentación, su constancia y su compromiso la afianzaron como una de las creadoras clave de las tierras de Lleida a lo largo de los años setenta y ochenta.

Ella recogió la herencia generacional y artística de aquellos que habían desvelado la modernidad en la Lleida de los años 50 y construyó un lenguaje singular en el que se equilibraban el pensamiento estructurado y una dicción profundamente cromática. Un lenguaje al que no le fue ajeno la tercera dimensión al incorporar objetos y la manipulación de materiales. Sus exposiciones fueron prologadas por importantes críticos del momento (recordemos Cirici Pelllicer, Giralt-Miracle, Corredor-Matheos, el filósofo Aranguren o el escritor Guillem Viladot, entre otros). Pero la conformación de esta trayectoria no fue fácil. A las dificultades de un entorno local como el de Lleida se le añadieron las derivadas de reivindicar su condición de mujer artista en un mundo dominado por los hombres.

La llegada de la democracia por la que luchó, la que debía procurarle un nuevo entorno para su proyección, la situó, a ella y a los artistas de su generación, en una posición subordinada dentro del panorama artístico, que apostaba entonces casi con cierta urgencia por el arte más emergente y los nuevos medios alternativos. Pasaron de repente de ser jóvenes promesas a ser artistas no-jóvenes que trabajaban sobre soportes tradicionales. Sin quererlo, habían llegado tarde. Sin embargo, persistieron. Y esta es una de las claves para entender a los artistas de esta generación y, especialmente, a Rosa: su tenacidad y rigor para con su trabajo. Una cualidad que se mostró en toda su dimensión en tres muestras individuales. La primera, cuando “sorprendió” el mundo artístico, con la exposición “La otra luz” (La Caixa, 1994, Lleida). La segunda, la que le rindió el Museo de Arte Jaume Morera (2001) con motivo de la concesión de la Medalla Morera. Y la tercera es la muestra “Transposiciones”, celebrada en el Instituto de Estudios Ilerdenses en 2011, donde reafirmó de nuevo su vocación para reivindicar la investigación y la experimentación artística.

Rosa Siré obtuvo el Primer Premio de Industrias Gráficas en serigrafía, con motivo de su participación en la edición de  Noviluni en 1990.

Aquí podéis consultar las obras del artista que forman parte de la colección.