Arte / gestión política

"La Escuela de Atenas" de Rafael, 1509

“La Escuela de Atenas” de Rafael, 1509

Siempre me ha parecido bien, contrariamente tal vez a la opinión mayoritaria, que la política y la gestión desde el mundo político se mezclen con la cultura y con el arte. Lo que sí que me parece mal es que se mezclen con ellas el sectarismo, el partidismo o el maniqueísmo. Claro que a veces todos estos conceptos se mezclan y acaban configurando un combinado indigerible. Y aquí es donde radica, en buena parte, el desprestigio de la política y de la gestión cultural respecto del arte. Aunque a menudo algunos detractores de la mezcla arte/política y arte/gestión política son igual de sectarios, de partidistas o de maniqueos que aquellos a los que acusan…Porque todo ello, la bondad y la maldad, está más o menos repartido de forma equitativa entre todos los sectores y ámbitos.

De hecho, considero que sería bueno que el debate político fuese más consciente de su fundamento cultural, porque la política no puede ser sólo, o no debería de ser sólo, una confrontación de intereses, no generales, o una lucha por el ejercicio y la representación del poder. Llamadme ingenuo…

La política y la gestión política, a mi entender, deberían ser el espacio del debate y del arbitraje entre las diversas visiones del mundo, que nacen de las ideas y, por tanto, de la cultura. Claro que también es cierto que puede darse el camino inverso y entonces en ausencia de cultura no hay ideas y sin ideas no hay visión del mundo y, entonces, no puede haber debate ni se puede ejercer ningún arbitraje y sólo queda la confrontación, más o menos civilizada, y la lucha descarnada por el poder. No me refiero a la diversidad cultural, que obviamente y afortunadamente existe, sino a la ausencia de cultura, a la ausencia de una narración y de unos conocimientos -interiorizados y vividos- que nos permitan imaginar el viaje hecho por la Humanidad hasta aquí y nuestra voluntad de futuro.

Pero también sería bueno que los debates culturales, incluyendo los correspondientes al mundo del arte, fuesen conscientes de su naturaleza política. De manera que quién tiene visiones diferentes del mundo debe tener visiones distintas de la cultura y viceversa.

De la intersección entre política y cultura nacen, deben nacer, las políticas culturales, que son necesarias y tan ideológicas, como las sanitarias, las sociales, las económicas o las educativas. Y estas políticas culturales deben traducirse en modelos y en prácticas de gestión. Me parece que este nexo entre política cultural y gestión política cultural a veces no queda suficientemente claro o no es suficientemente explícito.

Y aun podemos tener otro problema, o una mala situación, si la política cultural es substituida, por un lado por la existencia de un monopolio -institucional o civil- del discurso sobre la cultura, hecho desde una supuesta superioridad moral, que sólo considera legítima la posición propia y anatematiza las de los demás. Y todos podemos tener en la cabeza algunos personajes que lo hacen sin ningún problema…

Por otro lado, también tenemos un problema si la política cultural es substituida por la confusión o por el camuflaje tras la gestión cultural (o artísticamente comisionada), presentada como tecnócrata o neutra, y que se parece más a una gestoría o al control aéreo que a la voluntad de una asamblea democráticamente escogida. Puedo asegurar que conozco de primera mano a algunos gestores que sólo tienen voluntad de control y que creen que pueden decidir la política cultural o artística de una comunidad. Del mismo modo que conozco algunos ejemplos de políticos, y no sólo en los ámbitos culturales, que parecen haber renunciado a sus responsabilidades considerando que ya hay alguien que se ocupa de tener el patio en estado de revista.

En cualquier caso, necesitamos buenos políticos dedicados a la cultura y buenos gestores culturales dedicados a implementar las políticas culturales que democráticamente se establezcan. Pero sobretodo necesitamos buenas políticas culturales, sin tener miedo a las palabras.

Etiquetas: Arte, política

2 comentarios

  • Xisco Bernal14 May, 2015 a las 11:47 am
    La política es una solución a un problema de convivencia humana. Una solución necesaria, sin duda. Pero no perdamos de vista que es una solución a un problema. En el supuesto imposible en nuestra sociedad occidental de ausencia de problema no necesitaríamos de la política. En otras sociedades más primitivas no es necesaria la política. Esta afirmación no es gratuita : las nuevas tecnologías de la información pueden convertir - paradójicamente - en primitiva nuestra sociedad postmoderna. Precisamente la característica fundamental de las sociedades primitivas no necesitadas de política es la perfección y la rigidez de sus canales comunicativos. Todo esto sólo como propedéutica de lo que ahora viene : el arte sólo necesita de la política en función de sus problemas derivados de la convivencia humana. No nos confundamos. No es necesario desprestigiar la mierda. La mierda es un componente fundamental del metabolismo humano y animal y un abono excelente. Pero tampoco creo que haya que ensalzar la necesidad de su existencia al lado del arte y de la belleza.
  • ramon ferrer14 May, 2015 a las 5:19 am
    Sus palabras vienen al pelo, inocente amigo, que importancia tienen las palabras y las ideas en el quehacer humano, insustituibles sin duda por rodillos neutros, asépticos, burocráticos e innertes. No se puede ser neutro ni ambiguo, sino lo contrario,apasionado y osado, y eso es labor de comisarios avezados, políticamente incorrectos tal vez, pero arriesgados y avanzados, pioneros en definitiva, ideas únicas e imposibles , que en la utopía está el camino, el dictado,el sueño inalcanzable a la altura de la mano, o lo tomas o lo dejas, o te implicas u otorgas, despuntas o encefalograma plano , mediocridad, conformismo, submisión al poder político...thanatos en definitiva, muermo, falsedad, poco riesgo, nadar y guardar la ropa, la nada ó el todo. Vayamos por el todo. Apostemos por lo imposible, convirtamos sueños en realidades, innovemos sin descanso, arriesguemos, creemos, modelemos fantasías y pidamos la luna para llegar al cielo, no olvidemos el 68, al contrario, exploremos nuevas posibilidades y convirtámonos en espejos de mil caras, polifacéticos, creativos, sorprendentes pero sobre todo...humanos, al alcance de todos, arte popular sin secuestros por los de arriba, a disposición de todos sin exclusión de nadie, que las élites procuran sólo por sus necesidades y los políticos aprueban sólo a los de su cuerda , craso error de políticos indiferentes , poco ávidos de experiencias nuevas, demoledoras, utópicas pero porqué no, posibles y policromáticas, que en la novedad radica el ingenio y éste se agudiza con comisariados valientes , independientes , que no reparan en dictados obscuros, partidistas, vacíos de contenido, políticamente incorrectos sean para disfrute de todos, encaje de bolillos, flechas en el viento que la diana alcanzan con naturalidad innata. Buenos políticon serán los que a la política desnudos llegan de compromisos partidistas, buenos comisarios serán los independientes de falsos dictados, que la ideología no lo es todo y tan sólo el Arte puede unir lo que los partidistas ocultan, conformistas siempre del poder establecido , dogmático, impenetrable, ausente de realidades, vácuo de espíritu, gris, estéril, plano. Disculpe mis filípicas amigo Antoni, sus comentarios me inspiran siempre, me implican y dan alas al teclado, escritura automática y sin compromisos falsos, que siempre anda usted poniendo el dedo en la llaga para remover conciencias sensibles y si no pudiera complementar con estas simples letras , tal vez reviento. Con afecto y cordialidad me despido, hasta una próxima le dejo, persevere usted desde aquí , que desde allá muchos le seguimos, creo. Saludos, arte y políca de la mano, buenos alimentos, combate a la indiferencia, apuestas arriegadas y pecho al viento; pagès llibreter.

Comentar

Tu dirección de correo no sera publicada.
Los campos obligatorios estan marcados con:


Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>