Un nuevo mecenazgo

Un hombre corría febril, con el teléfono pegado a la oreja, bajo la vidriera del Grand Palais en París, los días de la FIAC, a finales de octubre. Este hombre, Guillaume Houzé, coleccionista y mecenas, tiene como proyecto para 2013 la apertura de una fundación de un estilo completamente nuevo en el corazón del barrio parisino del Marais.

Su mecenazgo en la FIAC comenzó con un premio, el premio Galeries Lafayette, ahora hace dos años, un premio que da apoyo a la escena contemporánea emergente. Y que se basa en reunir 10 galerías, a su vez seleccionadas por un jurado, cuyos criterios se fundamentan en la programación prospectiva y sobre la base de un proyecto a desarrollar en la propia FIAC. Este año el premio ha ido a parar a manos de Helen Marten, una joven inglesa que presentará una exposición en la Kunsthalle de Zurich el próximo verano.

En sólo 6 años, este hombre joven ha ganado prestancia y presencia. Y, por ejemplo, con el séptimo aniversario de la exposición “Antidote“, este ambicioso discreto se ha ganado ya el respeto del sector. Su ascendencia le ha facilitado seguramente las cosas y el acceso a una notoriedad rápida en los medios artísticos. Con la complicidad de su abuela de 84 años, presidenta del consejo de administración de las Galeries Lafayette y nieta del fundador de la casa, tuvo la idea de organizar una exposición de artistas franceses en la Galería de las Galeries, en el primer piso de los grandes almacenes del Boulevard Haussmann.

Para él, “un gran almacén es un lugar de compra pero también de visita. Da una visibilidad a los artistas a los que producimos las obras que luego compramos para ir formando una colección rica en conjuntos monográficos”.

Dando apoyo, y en primer lugar, a la escena artística francesa, este mecenas ha tomado a contrapié la estúpida costumbre que existe en Francia (y no sólo…) de glorificar y magnificar a los artistas extranjeros. Curiosamente, este director adjunto de marketing no ha cedido nunca a los fenómenos de moda. Con el transcurso del tiempo, su ojo se ha ido puliendo y la colección se ha ido engrosando hasta llegar a las 300 obras de 96 artistas procedentes de una multitud de países, una colección que pertenece a su abuela y a él mismo. Los dos trabajan para crear un fondo de dotación, una fórmula menos complicada jurídicamente, y que permitirá poner las obras a disposición de la futura fundación.

No son los proyectos precisamente lo que le falta: tiene de mecenazgo, como el partenariado con la Ville Noailles en Hyères, como el Centro Pompidou móvil, o como la exposición de Jean-Paul Goude en el Museo de las artes decorativas en París. Pero tiene también proyectos más privados como la ya citada fundación dedicada al arte pero también a la moda y al diseño…y que acogerá además un centro de producción y una residencia para artistas.

Houzé trabaja como un verdadero militante del arte contemporáneo: activista, mecenas, coleccionista, productor, incitador,… ¿Y si éste fuera el nuevo círculo virtuoso del arte contemporáneo?

Etiquetas: coleccionista, mecenazgo

Sin comentarios

Comentar

Tu dirección de correo no sera publicada.
Los campos obligatorios estan marcados con:


Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>