La elaboración del washi, patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad

El 26 de noviembre de 2014, la UNESCO emitía un comunicado dando a conocer la inclusión de diez nuevos elementos en la Lista representativa del patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad. Entre esos elementos constaba el washi, arte tradicional de fabricación manual de papel japonés. ¿La elaboración tradicional de un papel en la lista del patrimonio mundial? Pues sí, afortunadamente.

Pero, ¿qué es el washi? El washi, wagami, papel del Japón, papel japonés o papel japón es un tipo de papel muy fino fabricado en Japón con procedimientos realmente no bien conocidos fuera del entorno donde se producen, empleándose como materia prima plantas de la flora local, tales como Broussonetia papyrifera (Kaji), Edgeworthia papyrifera, Diplomorpha sikokiana (ganpi), Eunoymus sieboldianus (Mayumi), así como también bambú, cáñamo, arroz y trigo. La base es, pues, la utilización de moreras papeleras.

El washi es, generalmente, más resistente que el papel producido a partir de pulpa de madera y suele tener una larga vida útil. Se utiliza como soporte en varias artes tradicionales, tales como el origami (arte  de origen japonés que consiste en el plegado de papel sin usar tijeras ni pegamento para obtener figuras de formas variadas, muchas de las cuales podrían considerarse como esculturas de papel), el shodo ( que es la caligrafía japonesa y se considera un arte y una disciplina muy difícil de perfeccionar, se enseña como una materia más a los niños japoneses durante su educación primaria) y el ukiyo-e (que son las “pinturas del mundo flotante” o estampa japonesa, es un género de grabados realizados mediante xilografía, producidos en Japón entre los siglos XVII y XX, entre los que se encuentran imágenes paisajísticas y del teatro). El washi también ha sido usado para confeccionar diversos productos de la vida diaria como son ropa, lámparas y juguetes, tabiques de separación, puertas correderas, paneles, etc.

Este papel del Japón es, a veces opaco y a veces algo transparente, pero siempre es grueso, resistente, satinado, de color blanco o ligeramente amarfilado y de tacto suave. Se presta magníficamente para la reproducción de grabados, pero su empleo requiere cuidados especiales, de modo que hoy en día  se utiliza principalmente para las ediciones de libros de gran lujo.

Por lo general el washi es fino, de manera que los gramajes van de los 5 a los 80 g/m²; y las diferentes tonalidades se adaptan a la restauración de documentos antiguos. Además, el papel japón, a pesar de su extrema ligereza, ofrece una excepcional capacidad de resistencia fisicoquímica que no posee ningún otro papel. Se halla presente en todos los talleres de restauración porque es irreemplazable. Destaca por su poder de absorción y es un tipo de papel muy adecuado para la restauración de documentos, hojas de libros y otros objetos de papel debido a sus fibras largas. Se usa también como soporte de refuerzo para la reintegración de documentos puesto que gracias a su uso no se decoloran ni se vuelven quebradizos con el tiempo.

El washi se fabrica siempre a mano para los tipos de mayor prestigio y calidad. Las fibras utilizadas en su elaboración que son más conocidas llevan los nombres de Kozo, Gampi y Mitsumata. Cada una de ellas confiere al papel unas características particulares.

Kozo es el más utilizado, sus fibras son las más largas (con una media de 100 mm). Estas fibras dan un papel de una gran resistencia y muy estable dimensionalmente. Pueden cultivarse y representan el 90% de las fibras utilizadas.

Las fibras Gampi, se caracterizan por ser sólidas y brillantes (con una longitud de las fibras de entre 3 y 5 mm). Producen un papel resistente, translúcido, con una superficie lustrosa. Debido a la dificultad, e incluso a la imposibilidad de cultivarla, Gampi resulta ser una fibra preciosa. Posee, además, una particularidad: su savia es tóxica y se le atribuye la propiedad de ser sumamente resistente frente a los daños causados por los insectos.

Hoy en día, todavía hay tres comunidades en el Japón que practican el washi, este arte tradicional de fabricación manual de papel.  Las familias y sus empleados trabajan bajo la dirección de maestros en washi que han heredado este arte de sus padres. Las comunidades desempeñan diferentes funciones en el mantenimiento de la viabilidad de este arte tradicional, que van desde el cultivo de las moreras hasta la formación técnica, pasando por la creación de nuevos productos con este tipo de papel.

Sin comentarios

Comentar

Tu dirección de correo no sera publicada.
Los campos obligatorios estan marcados con:


Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>