Gelonch-Viladegut, A. : “Ciudades de la estampa contrareformista”

La Contrarreforma encontró en el Barroco su plenitud artística: el emocionalismo y el sentimentalismo, es decir, la voluntad de hurgar en el dolor, la aflicción, las heridas y las lágrimas. La Contrarreforma basó la propagación de la fe más en la emoción que en el pensamiento, desarrollando un arte emotivo, teatral, con un gran sentido escenográfico; un arte que se valía de la sugestión y del prestigio.

Puedes leer el artículo entero aquí