Hércules protege a Hippodamia de los centauros

Obra del Renacimiento nórdico, el autor de la cual, pertenecía al grupo de “Pequeños Maestros” alemanes que sucedieron a Albert Dürer. A Heinrich Aldegrever se le conoce por sus grabados diminutos, de ahí el apelativo de “pequeño maestro”, de lo cual, esta obra, es un claro ejemplo.

Vemos como, aparte de sus dimensiones, destacada la temática culta de la mitología clásica. En la escena representada, si nos guiamos por el título, encontramos a Hércules protegiendo a Hippodamia de los centauros. Pero si vamos a las fuentes clásicas encontraremos que esta escena, bien podría corresponder a otro pasaje.

Si nos centramos en los personajes, encontramos que, Hippodamia es atacada por centauros en el banquete de celebración de su boda con Pirítoo. Según una tradición, esta Hippodamia era pariente de los centauros, y por esta razón Pirítoo les había invitado a su boda. Otra tradición emparenta a Pirítoo con los monstruos, al ser hijo de Ixión los convierte en hermanastros. Pero, en cualquier caso, los centauros, embriagados por el vino, intentaron violar a Hippodamia y raptar a las mujeres presentes, por lo que se entabló un violento combate entre centauros y lápitas, compatriotas de Pirítoo. Muy a menudo se admite que Teseo, amigo de Pirítoo, participó en esta batalla.

Podría parecer, pues, que en realidad es esta la escena que nos representa el grabado, vemos otros personajes que luchan en el fondo de la composición y una mesa y una arquitectura que bien podrían formar parte del banquete de boda, aunque quedan algunos elementos más por analizar.

Si nos centramos en el personaje masculino vemos que lleva la masa, arma atribuida generalmente a Hércules.

Si buscamos en la historia de Hércules encontramos un pasaje en el que debe salvar a Deyanira del Centauro Neso, al intentar atravesar el río Eveno. El centauro Neso era quien ayudaba a los caminantes a pasar el río, sin embargo cuando pasaba Deyanira, el centauro intentó violarla y Hércules lo terminó matando. Vemos sin embargo, como la escena no se representa en un río y, como ya hemos dicho, en segundo plano encontramos otros personajes peleándose, de manera que ésta no resulta una interpretación iconográfica plausible.

Por otra parte, la masa no es atributo sólo de Hércules, sino que vemos como Teseo también lo lleva y, como ya hemos dicho, Teseo sería uno de los invitados al banquete de la boda entre Pirítoo y Hippodamia.

Finalmente, debe tenerse en cuenta el tercer personaje que encontramos en primer plano. Este lejos de parecer un centauro tiene las características de un sátiro o fauno, ya sea por los cuernos en la cabeza como por las patas de cáprido.

Sin embargo vemos como en la inscripción al pie del grabado aparece el nombre de “Centauros” así como el nombre de “Pirithoi”, o sea Pirítoo.

Autor: Heinrich Aldegrever

Título: Hércules protege a Hippodamia de los centauros

Época: Siglo XVI

Datación: 1550

Estilo: Renacimiento

Técnica: Buril

Dimensiones: 8 x 11 cm.

Número de serie: s/n

Número de registro: GE-056

Heinrich Aldegrever

1502-1555/1561

Heinrich Aldegrever o Aldegraf (Paderborn, 1502 – Soest, región de Westfalia, 1555-61), pintor y grabador alemán, famoso por sus grabados de formatos diminutos.

Aldegrever pertenece al grupo de «Pequeños Maestros» alemanes (Georg Pencz, Hans Sebald Beham…) que sucedieron a Durero en la producción de grabados, generalmente de pequeño formato y temática culta. El apelativo «pequeños» dado a estos artistas se debe más al formato reducido de las obras que a su calidad, que fue notable.

Heinrich Aldegrever nació en Paderborn pero trabajó mayormente en Soest (Westfalia), como grabador y más ocasionalmente como pintor y joyero. Su apellido real era Trippenmecker, que en el dialecto local significaba «relojero»; seguramente ésta era la profesión de algún antepasado suyo. Casi nada se sabe de su formación; se supone que pasó por el taller de algún joyero de Soest. Viajó a los Países Bajos, donde conoció la obra de Joos van Cleve, Bernard van Orley, Lucas van Leyden y otros.

Instalado en Soest hacia 1525, al año siguiente pintaba la predela y alas de un altar para la iglesia de San Pedro de dicha localidad. La...

Ver ficha del autor: Heinrich Aldegrever